Congelar células madre: ¿lo cubre el seguro?